sábado, 23 de noviembre de 2013

Reseña: El jardín de atrás, de Inés D. Arriero

Título: El jardín de atrás
Autora: Inés D. Arriero
Editorial: Círculo Rojo
Encuadernación: rústica
Colección: novela
Páginas: 165
Año de publicación: 2011
ISBN: 9788499911632


 Sinopsis:
Daniel es un niño de nueve años que se ve obligado, por el trabajo de sus padres, a mudarse de casa. El miedo a empezar en un colegio nuevo, a hacer nuevos amigos y a tener que acostumbrarse a una nueva vida se disipa completamente cuando conoce a Nerea, una pequeñaja cuyo mayor tesoro es poseer una casita en un árbol. A pesar de que les separan tres años comenzarán una amistad pura y verdadera que entrelazará sus vidas para siempre.
Así empieza ‘El jardín de atrás’, una novela que realiza un recorrido a lo largo de los años, a través del cual el lector podrá sentir, zambullirse y emocionarse con el paso desde la infancia hasta la edad adulta de sus dos protagonistas.
El primer día de colegio de ambos, las vacaciones, sus amistades íntimas (Alicia y Alberto), los encuentros y desengaños amorosos y un sinfín de relatos cotidianos que llevarán a conocer profundamente cuáles son los sentimientos que experimentan Daniel y Nerea en cada etapa de sus vidas.

Opinión:


Comentario:

Este libro me llegó por correo hace casi un año, y fue todo un detallazo por parte de la autora, que se molestó en enviármelo y, encima, firmado y dedicado. Me hizo muchísima ilusión, y me la sigue haciendo, claro. Así que, desde aquí, infinitas gracias, Inés. 
Hace bastante que lo leí; de hecho decí hacerlo nada más lo terminó mi hermana porque le encantó (mi hermana no lee nada y ¡este lo terminó! ^^). Entonces, dejé a un lado los pendientes y me sumergí en este. 
¿Cómo? ¿Que si me arrepiento de haberlo leído? ¡Para nada!


Estructura y narración:

La estrucutura es bastante simple, se divide en capítulos. Aunque sí que hay una singularidad: están organizados por fechas, no por sucesos -como estamos acostumbrados-.

La narración... Esto sí es más peliagudo, porque, os explico: me ha parecido un tanto inmadura, como si toda la capacidad de escritura de la autora no estuviese plasmada en las frases; como si no se huviese expresado del todo. Ojo, para nada estoy diciendo que esté mal escrito, no soy nadie para decir eso, y menos, para menospreciar el trabajo de un escritor (si escribes, ya sabrás que no es nada fácil) no estoy aquí para eso y, solo por aclarar, antes de menospreciar a alguien, sea o no escritor, me pego un tiro. Solo digo que, seguramente, si hubiese esperado un par de años más, su escritura sería más rica. Porque no creo que ahora escriba como está escrito este libro. 



Historia y personajes:

Vaya historia. ¿Quién no querría algo así? Historias de amigos de la infancia que crecen juntos, de familias tan cercanas que paracen la misma, de enfados que solo duran segundos y, si se alargan, solo horas... O, bueno, hay alguno que dura un poco más, pero... Se resumiría por una historia preciosa y maravillosa, y no solo con los protagonistas, Dani y Nerea, sino con todos los demás. Hasta el pasado de sus padres es de ensueño. 
Pero... eso, de sueño. Y es que llegaron momentos en los que me preguntaba: "¿en serio, de verdad, por qué es todo tan de película y predecible?" Muchas veces ya sabía lo que pasaría sin haberlo leído y eso no me gusta nada. 
Otra cosa es, que, además de predecible, la historia me ha resultado un poco monótona. Todo se repetía. Año tras año, aunque lo de fuera cambiaba un poco, en el fondo no dejaba de ser lo mismo, aunque más complejo por la edad de los personajes.
El libro en sí es el seguimiento de cómo dos niños crecen hasta hacerse adultos, con sus risas, alegrías, enfados, descubrimientos... y también, cómo, a lo largo de los años, superan las barreras de la edad y los gustos cambiantes. Muy bonito todo, pero ¿quién se cree eso? La vida no es así. Los gustos cambian; las personas, también cambiamos. Los intereses, atracciones, opiniones... Todo cambia con el tiempo. A ver, ¿cuántos de vosotros sigue teniendo de mejores amigos a todos aquellos mejores amigos que tenía con los cinco, seis o siete años? No estoy diciendo que no sigamos siendo amigos de todos aquellos que fueron nuestros amigos cuando éramos pequeños, pero sí digo que conforme vamos creciendo vamos quedando con otras personas. No estamos siempre con los mismos toooodos los años de nuestra vida, ¿o sí? Pues eso.
El libro es como la perfección de lo perfecto, muy ñoño. De hecho, en ocasines, a mí me ha dado la sensación de falsedad. Algo que para nada era el mundo real. Como si fuese forzado y, por querer mostrar bondad, vacío.
Para mí que es el libro perfecto para niñas pequeñas (es muy de color de rosas para niños). Porque, simplemente, nosotros ya no nos tragamos eso de la vida perfecta. A mí me aburre. Es imposible que todo sea perfecto. Es cierto que hay enfados que duran bastante, pero todos acaban como una pelícua estadounidense. Demasiado típico. 
Sin embargo, quitando todo tópico y demás cosas que ya he mencionado antes que no me han hecho mucha gracia, ha habido momentos en los que he reído y me he identificado con los personajes, en concreto con Nerea y Daniel. Y también decir que se pasa un buen rato, aunque exrtaño, leyendo este libro.

Los personajes son el típico reflejo de lo cotidiano. 
Nerea, por ejemplo, es un cielo. Es muy mona. Y un poco ingenua, aunque ya no sé si se debe a su edad o es que es así. Supongo que es la edad. 
Dani es como el amigo que todo el mundo querría tener. Ahí lo dejo. Para que os quedéis con la intriga. Jiji. 
Alicia y Alberto son como esos amigos que, por muchas cosas que pasen, nunca te abandonan. 
Pedro y Chelo, los padres de Daniel, y Elvira y Joaquín, los de Nerea... A mí me han parecido unos padres de lo más común, qué queréis que os diga. 
Y después está Eva. A mí me ha parecido el presonaje más profundo con diferencia. Como personaje secundario que es, la auntora tampoco ha profundizado mucho en ella, pero, aún así, es a la que más personalidad le saco. Los demás son como, comparándolos, una línea recta con pequeños despuntes, pero ella, en esa línea, es los picos que más destacan. Por decirlo de otra manera, ella es el punto de color en una marea blanca. Si tuviera que elegir, sin duda, sería ella la elegida.  

Resumiendo, la historia en sí es bonita y de color de rosas, pero típica de película, y algo forzada. Y me ha gustado, en serio, pero, en mi caso, no me ha marcado nada de nada. Y tampoco me ha dicho nada que no sepa o que me haga reflexionar. 


Autora:
 Inés Díaz Arriero (Madrid 1987). Se licenció en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 2010. Durante dos años estuvo colaborando como redactora de la sección Cultura Joven de la revista La Huella Digital. En 2006 escribió su primera novela La fábrica de alfombras de temática infantil. Además tiene varios cuentos y relatos cortos. 









Book-trailer:


3 comentarios:

  1. Yo creo que a la historia le faltaba maduración. Es una idea tierna pero muy poco desarrollada.

    ResponderEliminar
  2. Hace un tiempo que leí este libro y me encanto ^^

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Su portada me encanta, pero hay algo que no me convence

    Un beso^^

    ResponderEliminar

Busca en el blog

Yo:

Mi foto
Temporada 19. Capitana del Jolly Roger. Amante de las letras y las notas musicales. Soñadora compulsiva.

¡Únete a los Creadores!:

¿Afiliamos?

Twitter:

Mi Cuenta: RosadMedianoche

¿Quieres?

Sigue el blog por correo:

Estoy cumpliendo el...

Con la tecnología de Blogger.

¿Quieres unirte a la familia?

Grupito de...

¿Y tú?

¿Y tú?